Al británico Michael Carroll le cambió la vida en 2002, cuando le tocaron 9.736.131 libras en la lotería.

Tenía 19 años y ni siquiera tenía cuenta bancaria. Ese dinero del premio de lotería le cambió la vida en todos los aspectos, sin embargo, 16 años después vuelve a estar arruinado y vive de la basura que recoge en la calle de su ciudad natal.

En noviembre de 2002, Carroll ganó el mayor premio de la Lotería Nacional de Reino Unido. Se hizo famoso durante un tiempo a través de los medios de comunicación y fue reconocido como un «Lotto lout» (patán de la lotería) o como él se auto-proclamaba: «King of Chavs» (el rey de los Chavs – el estereotipo particular de jóvenes antisociales que visten con ropa deportiva en Gran Bretaña).

Ganador de premio de la lotería nacional

Imagen de ciao.ro

Públicamente aseguró que no se vería tentado de derrochar el dinero que había ganado. Solo quería comprarse una casa de tres habitaciones cerca de un lago al que poder ir a pescar.

Lejos de esa intención, le dio un millón de libras a su madre, otro a su hermana y otro a su tía. También fue generoso con muchos de sus amigos. Invirtió otro millón en el grupo financiero del equipo de fútbol de los Rangers y compró una flota de coches de lujo. Además, diariamente gastaba unos $2,500 dólares en drogas para él y sus amigos y solía dar fiestas en una mansión cuya renta es de $390,000 dólares.

En 2006 fue encarcelado nueve meses, tras acumular 42 delitos desde 1997.

Michael acabó arruinado y solo, ya que su mujer -cansada de los excesos-, decidió abandonarlo y llevarse a su hija.

Hace poco reconoció al Daily Mail que todo el dinero que ganó en la lotería lo perdió en apuestas, drogas y sexo con prostitutas. “Ahora la fiesta se ha acabado y he vuelto a la realidad. No llego a juntar ni dos céntimos, pero así es como me gusta. Encuentro más fácil la vida con 50 libras que con un millón”.

Nosotros esperamos que si os toca un premio millonario, lo sepáis gestionar mucho mejor.

¡Mucha suerte!