Melissa Ede hoy es una mujer mucho más feliz. El 2 de enero obtuvo un premio de lotería de 4 millones de libras que le cambió la vida literalmente.

Antes de ganar el premio de lotería, Melissa era un taxista transgénero de 58 años. Cuando descubrió que era millonario gracias al rasca y gana de la Lotería Nacional de Reino Unido, comenzó a temblar. Así lo reconoció ante los medios de comunicación el día que fue a recoger el premio de lotería.

En ese momento también aseguró que una parte del dinero lo iba a invertir en un lifting facial y una reconstrucción de la nariz. También quería arreglar su sonrisa, ya que a menudo era insultada por sus dientes y mucha gente la llamaba «Bugs Bunny».

«No me gusta sonreír. He decidido mostrarles a todos mis dientes horribles ahora porque a partir de este mes nadie me va a reconocer. Voy a tener una gran sonrisa perfecta», aseguró. Eso le supondrá 10 horas de trabajo dental pero reconoció que: «No tengo miedo porque mi cirugía de reasignación de género me aterrorizó más pero a día de hoy creo que es lo mejor que he hecho».

Su vida después de ganar el premio de lotería

Ganador de premio de lotería

Un mes después, Melissa le dijo al Daily Mirror : «¡Amo la vida ahora! Todas aquellas personas que dicen que el dinero no compra la felicidad no saben lo que dicen».

A pesar de haber invertido una gran parte del dinero y de haber pagado su hipoteca, espera usar parte del dinero en su renovación corporal y pagar la boda con su prometida Rachel Nason.

Hasta ahora ha utilizado su dinero para hacerse rellenos de botox, mejillas y labios, también entregó 10.000 libras a la caridad, compró el anillo de compromiso, una casa de cinco habitaciones valorada en  500.000 libras, un BMW de 33.000 libras y un acuario.

Lo que tiene claro la ganadora es que no va a dar nada del dinero del premio de lotería a sus hijos, ya que estos le rechazaron cuando comenzó el proceso de transición de género hace 12 años.