Tanto tiempo esperando que te toque la lotería y cuando, por fin ocurre, no reclamas los premios. A ti eso no te pasaría, ¿verdad? Pues bien, a unos cuantos «afortunados» sí les ha sucedido.

Según algunas estadísticas, entre un 30 y un 70 por ciento de los premios de lotería no son reclamados, especialmente en Estados Unidos. En una ocasión, un acertante llegó a perder seis millones de dólares por presentarse tres días después de que acabara el plazo. Y este no ha sido el único caso.

Este pasado verano, un ciudadano británico ganó 68 millones de dólares  en el sorteo Euromillón y aún nadie ha reclamado el premio. Otros casos sonados fueron los ocurridos en Illinois en 2005 y en Indiana en 2002, dónde 14 y 52 millones, respectivamente, no fueron cobrados.

Las causas más frecuentes por las que sucede esto suelen ser que los ganadores nunca llegan a saber que tienen un boleto premiado o que este acaba perdiéndose en cualquier sitio. Nada de esto tiene lugar con la app TuLotero. En caso de premio, no encargamos de recordártelo  y, para evitar problemas de extravío, la aplicación guarda todos tus boletos jugados.

Bien es cierto que la mayoría de los premios que no se reclaman son premios menores o intermedios, más cercanos a los miles que a los millones, no obstante, ¿dónde va el dinero de esos premios no reclamados?

¿Dónde va el dinero de los premios no reclamados?

Dependiendo del país, el dinero tiene destinos diferentes. En España, por ejemplo, el dinero que no se cobra se dirige a Hacienda, la cual acaba embolsándose cada año una cantidad significativa – unos 5 millones aproximadamente en el 2016 – debido a estos casos. El plazo existente para cobrar el premio es de tres meses a partir del día siguiente de la fecha del sorteo.

En Francia, deciden acumular el premio en un súper bote que sortean una vez al año, y en el Reino Unido prefieren destinar parte de ese dinero a causas sociales, como ocurrió  en el 2012 con el premio de 79 millones de euros de Euromillones que nadie cobró. Además, en Inglaterra tienen un plazo de hasta 180 días para poder cobrar su premio.