El joven estadounidense Anthony Lavarone compró un boleto de lotería en una gasolinera y tuvo que ser su padre el que le confirmase que había ganado un millón de dólares porque él no se lo creía.

Anthony tiene 19 años, es jardinero y vive en la localidad de Clifton Park, en Saratoga, Nueva York. La semana pasada, tuvo que parar en la gasolinera de la ciudad de Ballston para hinchar las ruedas de su camioneta. Entonces, para hacer tiempo decidió entrar en la tienda de Stewart’s Shops y comprar un boleto de lotería conocido como «$10 Cashword scratch-off«.

Se trata de un boleto de 10 dólares cuyo juego consiste en rascar casillas en un crucigrama, letra a letra, hasta conseguir un determinado número de palabras para obtener el premio.

Anthony reconoció ante los medios que decidió comprar ese boleto porque es a lo que siempre juega su tía y al principio no se creía que había ganado el premio más grande que concede este juego: 1 millón de dólares. Por ese motivo, se lo llevó a su padre para que lo revisara.

«Pensé que sólo había tenido 9 aciertos (de diez) y que había cometido un error. Se lo llevé a mi padre, que lo comprobó por mi y cuando vimos que era el ganador (…) pensé que era un sueño, no pensé que fuera real», contó Anthony en una de sus declaraciones.

Un jardinero millonario con los pies en la tierra

Jardinero ganador de un millón $

El joven afortunado recibió 661.800 dólares después de quitarle los impuestos. El premio se lo entregó la representante de la lotería neoyorkina y en ese momento, Anthony ya tenía claro lo que hará con su premio.

Mientras que su familia y amigos estaban emocionados por él, Anthony dijo públicamente que no dejaría que el dinero le hiciera imprudente. Como capricho quiere comprar un nuevo camión pero planea invertir la mayor parte del dinero de su premio en comenzar su propio negocio de jardinería y construcción.

Nunca se sabe en qué momento te puede tocar la lotería así que no dejes de intentarlo y ¡mucha suerte!