La empresa británica Camelot ha publicado en el periódico Daily Mail un estudio en el que revelaba que a los ganadores de Euromillones les cuesta entre seis y nueve meses adaptarse a su vida de ‘nuevo rico’.

Entre las mayores preocupaciones de estos ‘nuevos ricos’ se encuentran el tener que esperar tres meses para que les llegue su nuevo ‘super coche’, tener una casa de campo tan grande que el ‘wi-fi’ no llega a todas las habitaciones o sentir la necesidad de tener que correr para poder recoger todas las hojas del jardín.

Según el estudio, entre los problemas más comunes de los nuevos millonarios se encuentra por ejemplo cómo cargar las grandes compras en la parte trasera de un coche deportivo o cómo reaccionar ante la nueva situación de ser llamado ‘señor’.

Otro de los grandes retos a los que se enfrentan frecuentemente estos británicos es cómo aparcar un coche deportivo de dos puertas y que el 75% de ellos se acaban mudando a sus casas de ensueño pero no saben cómo cuidarla.

Andy Carter es uno de los asesores de los ganadores en Camelot y según comenta en el estudio que el periodo de adaptación a esa nueva vida puede llegar a prolongarse hasta las nueve meses debido a «los ajustes emocionales y prácticos que deben llevar a cabo antes de que realmente se relajen en ese estilo de vida de millonario» y, antes esto, asegura que «no hay un libro de reglas establecidas a seguir».

Además, Carter afirma que «los retos a los que se enfrentan son problemas que, sin duda, todos quisiéramos tener. Seamos realistas, el descubrimiento de cómo reservar un jet privado o esperar seis meses para un ‘superdeportivo’ es algo que a todos nos gustaría experimentar».

Nuevos ricos

Testimonio de ‘nuevos ricos’

Un claro ejemplo es el del matrimonio Sharon y Nigel Mather. Ganaron 12,4 millones de libras tras comprar un boleto ganador de Euromillones en 2010.

Con ese dinero se compraron un helicóptero AS355 Twin Squirrel y un día decidieron cogerlo para ir de compras. Sin embargo, tuvieron problemas a las hora de cargar todas las bolsas en el maletero del helicóptero porque no les entraban, por lo que tuvieron que enviar una limusina para llevarles todas las compras a casa.

La pareja compró el boleto mientras estaban de vacaciones en una caravana con sus dos hijos y han utilizado buena parte de su fortuna en apoyar a un hospicio y a varias organizaciones benéficas, además de llevar a los amigos y a la familia de vacaciones.

Y vosotros, ¿creéis que os adaptaríais rápido a vuestra nueva vida como millonarios?